Túnez: ¿una historia de éxito en la Primavera Árabe?

Posted on julio 9, 2014

0



Por: Juan Pablo Vélez Peña
Asistente de Investigación – Estudios Africanos
Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales – CIPE
Universidad Externado de Colombia
Bogotá, Colombia

Hace tres años, Túnez vivió un episodio que no sólo marcó su historia, sino que también marcó al mundo árabe siendo el inicio de la denominada Primavera Árabe o lo que en Túnez se llamó la Revolución de la Dignidad y la Libertad[1]. La inmolación de un vendedor de verduras representaría el inicio de una serie de manifestaciones y protestas en Túnez que finalizaría el 14 de enero de 2011 con la huída de Zine El Abidine Ben Alí y el fin de su régimen de 24 años[2]. Incluso, los tunecinos han llegado a otorgarle a esta fecha la misma importancia que al mismo 20 de marzo de 1956, día en que lograron su independencia de Francia. Sin embargo, las circunstancias que se explican a continuación han generado que Túnez esté hoy inmerso en una difícil transición que se ha traducido en la salida de cuatro jefes de gobierno y en la dilatación de un proceso democrático de elecciones presidenciales y parlamentarias.

El 5 de julio de 2013, en visita oficial, el Presidente de Francia, Franҫois Hollande, resaltó que Túnez era un modelo a seguir para todos los países árabes en su lucha por construir una verdadera democracia. Lo anterior, haciendo alusión al golpe de Estado en Egipto en el que el Ejército derrocó al Presidente Mohamed Morsi, quien había sido elegido en 2012 como candidato de la Hermandad Islámica.  Sin embargo, el nuevo Túnez[3], como Hollande denominó al país, continúa siendo el laboratorio árabe de la democracia y son numerosos los cambios que ha presenciado, pero mayores los retos que quedan por enfrentar.

El mayor ejemplo de lo anterior es el sistema político formado después de la salida de Ben Alí: un régimen en transición que, después de tres años, continúa inmerso en una difícil situación política y económica. Los motivos se derivan principalmente de la disputa por el poder de los partidos que obtuvieron la mayoría en las elecciones de la Asamblea Constituyente de octubre de 2011. Este cuerpo colegiado eligió como Presidente de la República Tunecina al defensor de derechos humanos, líder del partido secularista CPR (Congreso por la República)  y exlíder opositor, Moncef Marzouki; y como Primer Ministro a Hamadi Jebali, líder del partido Ennahda, partido político islamista censurado por Ben Alí, y hoy mayoritario en la Asamblea.

En febrero de 2013, después de dos años de la salida de Ben Ali de Túnez, la situación no se vislumbraba tan esperanzadora como la comunidad internacional lo percibía. Los tunecinos volvieron a las calles a protestar por la gestión del gobierno interino de Hamadi Jebali que aún no lograba reducir los altos índices de desempleo que en 2012 alcanzaba en algunas ciudades hasta el 33%, y en todo el país no bajaba del 18%[4]. Por otra parte, los precios no dejaban de subir, la inflación experimentaba cambios bruscos pasando incluso del 4.2% al 8% en tan sólo cuatro meses[5].

El ambiente se tornaba aún más complejo y fue así como el siguiente hecho desató una crisis política que provocó la renuncia de Jebali y de la mayoría de su gabinete: en la noche del 6 de febrero, Chokri Belaid, uno de los líderes opositores más respetados del país, fue asesinado por cuatro tiros que, de acuerdo con denuncias del gobierno, le propiciaron islamistas radicales parte del grupo Ansar al-Sharia (grupo vinculado con al-Qaeda[6]).

El 13 de marzo fue elegido por la Asamblea Constituyente Ali Larayedh, también miembro del partido Ennahda, como nuevo Primer Ministro de Túnez. Sus políticas no variaron mucho de las de Jebali, pero las solicitudes del pueblo tunecino fueron parcialmente respondidas al disminuir el desempleo al 16,7% en el primer semestre de 2013, y al revelarse que la economía pasó de un decrecimiento escandaloso en tiempos de Ben Ali, a un crecimiento de 3,5%[7]  en 2012-2013.

No obstante, el panorama no se tornaba favorable para el partido de Larayedh, y fue así como el 25 de julio la violencia, la incertidumbre y las revueltas volvieron a tomarse las calles de Túnez, la capital, y otras grandes ciudades del país. Mohamed Brahmi, líder opositor secularista y reconocido político tunecino, fue asesinado en aquella noche a manos, presuntamente, del mismo grupo islamista radical que había asesinado a Chokri Belaid a principios de 2013.  Este incidente, el segundo de este tipo en menos de seis meses, volcó a todo un país a exigir la renuncia del Gobierno islamista y la disolución de la Asamblea Constituyente[8].

Al partido Ennahda se le acusa de ser permisivo y tolerante frente al crecimiento de los niveles de inseguridad y violencia generados por grupos extremistas islámicos como Ansar al-Sharia. Igualmente, se le responsabiliza a este partido el hecho de que Túnez esté rompiendo con su larga tradición como uno de los países más seculares del mundo árabe. También, agrupaciones opositoras surgidas después del asesinato de Brahmi, como Tamaroud Tunisia[9], aseguran que el gobierno de Larayedh no difirió del primer gobierno formado por el partido Ennahda, y por el contrario profundizó los lineamientos religiosos y aumentó su nivel de tolerancia frente al extremismo islámico.

La respuesta de Larayedh a las manifestaciones de julio y agosto de 2013 fue la creación de lo que él denominó un “gobierno de salvación” en el que participarían líderes opositores y secularistas junto a los del partido del gobierno. Sin embargo, Larayedh no aprobó la disolución de su Gobierno y de la Asamblea Constituyente. Posteriormente, la población enfurecida se opuso a tal propuesta e incrementó el número de protestas y la intensidad de las mismas, lo que generó que la Asamblea suspendiera sus labores y se aplazara, una vez más, la expedición de una nueva Constitución para Túnez.

Las secuelas de los episodios anteriores aparecieron el 28 de septiembre cuando Ennahda aceptó renunciar al poder con la condición de dialogar con los líderes opositores y acordar la formación de un gobierno independiente y capaz de lidiar con la crisis actual[10]. Además, como parte de la renuncia del Gobierno islamista, se estableció una Comisión Electoral encargada de fijar la fecha definitiva de los comicios presidenciales y parlamentarios.

El pasado 9 de enero Larayedh renunció oficialmente a su cargo y fue elegido como nuevo Primer Ministro Mehdi Jomaa, quien se había desempeñado hasta la fecha como Ministro de Industria. Jomaa seleccionó un gabinete de personas que él denominó “tecnócratas e independientes”[11] que deberán encargarse de crear un clima de estabilidad económica y de seguridad hasta el día en que haya elecciones en Túnez (según la Comisión Electoral, los comicios se llevarán a cabo el 16 o el 23 de noviembre de 2014[12]).

Como elemento adicional a la elección de nuevo Primer Ministro, dos años y tres meses después de la elección de una Asamblea Constituyente, Túnez celebró el pasado 27 de enero la promulgación de una nueva constitución. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la calificó como “la más progresista del mundo árabe”[13] al contener importantes reformas como el otorgamiento de plenos derechos políticos y civiles para las mujeres; la libertad de culto, expresión y conciencia; la abolición de la pena de muerte; separación de poderes con frenos y contrapesos; y la protección de refugiados[14].

La constitución, no obstante, refleja la polarización social de Túnez. Esto se percibe en el contraste de catalogar al islam como la religión del país y al árabe como la cultura y el idioma nacional, y por otro lado en garantizar la libertad de culto, expresión y conciencia. La constante batalla que se vivió en la Asamblea Constituyente entre el partido Ennahda y los secularistas dio como resultado una constitución que sus opositores la catalogan de contradictoria, pero que sus simpatizantes la honran como pluralista e incluyente[15].

Sin embargo, más allá de los cambios evidenciados en la nueva carta política de Túnez, existe otro tipo de elementos que reflejan el largo camino que aún debe recorrer el país para encontrar la estabilidad y el crecimiento. El mayor ejemplo de lo anterior es la complejidad de constituir un régimen democrático en un país que desde 1956, año en el que se volvió un Estado, se había mantenido gobernado por dos regímenes autoritarios encabezados por Habib Bourguiba y Ben Alí.

El primero de estos regímenes, el de Habib Bourguiba, quien duró 31 años en el poder -desde la fundación de Túnez hasta 1987- y logró derrumbar la monarquía y convertir a Túnez en una república secular;  el segundo fue el de Ben Alí, quien permaneció 24 años como Presidente, e implementó una campaña masiva de segregación religiosa en contra de los islamistas. Si bien en Túnez existen elecciones desde 1981, éstas se caracterizaron hasta 2009 (últimas elecciones presidenciales) por ser poco competitivas y por el favorecimiento absoluto de los dos líderes en el poder[16].

Otro aspecto importante dentro del marco transicional, y que no fue regulado en el articulado de la nueva constitución, es que Túnez, aún después de Ben Alí, es considerado un Estado policial. La policía, antes de 2011, no sólo servía como la principal fuente de poder del Presidente, sino como su principal instrumento de represión. La policía tunecina, según el NOREF (Norwegian Peacebuilding Resource Centre), cuenta con más de 150.000 miembros. Teniendo en cuenta que la población de Túnez es de 10,7 millones de habitantes, ello significa que el país tiene una proporción de policía-habitante tres o cuatro veces mayor que la de Zimbabwe, la República Democrática del Congo y Angola, los mayores Estados policiales de África[17].

Hoy en día, Túnez no sólo continúa teniendo una cultura policial idéntica a la que creó Ben Alí en sus 24 años de gobierno, sino que técnicamente sigue contando con una de las fuerzas militares más represivas del mundo[18]. Los tunecinos aún le temen a su fuerza pública puesto que inexorablemente creen que deben obedecerle y someterse a ella. Dada la naturaleza opresiva de la policía tunecina y su centralidad para el anterior régimen de Ben Alí, reformar el aparato de seguridad interna del país ha sido comúnmente considerado como uno de los principales desafíos de la época post-Ben Alí.

Finalmente, la transición política en Túnez se halla fuertemente marcada por la indeterminación temporal, la incertidumbre social y por fundamentos fuertemente conflictivos. Si bien el país ya cuenta con una nueva carta constitucional, y se han evidenciado avances en inclusión social, libertad de prensa y pluralismo político[19], la población continúa siendo testigo de una grave crisis económica, de un difícil panorama de violencia, y de un aparato estatal coercitivo que aún sigue atado a la herencia autoritaria de Bourguiba y Ben Alí.

A principios de 2011, las voces de rechazo y repudio hacia Ben Alí se masificaban con el mensaje de “The Game is Over”[20], hoy en día el mensaje es diferente y el sentido del mismo se desprende de lo que Mohamed Kerrou denomina la ilegitimidad histórica[21]. Sidi Bouzid, la ciudad natal de Mohamed Bouazizi, el vendedor de verduras tunecino cuya inmolación significó el inicio de la Primavera Árabe, refleja la afirmación anterior ante un memorial hecho en su nombre que afirma en inglés lo siguiente: “There is no government here any longer. We, the people, are the government from now on… the Revolution continues”[22].


CITAS:

[1] En las revueltas que se vivieron en diciembre de 2010 y enero de 2011, el mensaje que unió a Túnez en las redes y en las calles fue: “Employment, Freedom and National Dignity”. De tal slogan se derivó el nombre de Revolución de la Dignidad y la Libertad. EN: http://edition.cnn.com/2014/01/22/business/davos-tunisia-dignity-revolution-ben-mhenni/

[2] Mohamed Bouazizi fue un hombre que durante toda su vida intentó vivir de la venta de frutas y verduras en las calles de Túnez. Durante numerosas ocasiones, la policía le confiscó sus productos y los destruyó, puesto que las ventas ambulantes están prohibidas en el país. Finalmente, ante la frustración de no encontrar empleo y de haber sido rechazado en el ejército tunecino, Bouazizi decidió inmolarse frente a la Alcaldía de Ben Arous el 17 de diciembre de 2010. Este hecho generó que la furia y la desolación se expandieran por toda la ciudad, y días siguientes por todo el país. Las peticiones fueron inicialmente más empleo y oportunidades, pero no tardaron en convertirse en una exigencia masiva de renuncia del Presidente Ben Alí.

[3] BBC News Africa. France’s Hollande praises Tunisia as ‘model’ for region. Artículo publicado el 5 de julio de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23204230

[4] THE ECONOMIST. Tunisia’s Economy: Still Struggling. Artículo publicado el 19 de marzo de 2013. EN: http://www.economist.com/blogs/pomegranate/2013/03/tunisias-economy

[5] BANCO MUNDIAL. Tunisia Overview. Artículo del portal web del Banco Mundial actualizado a mayo de 2013. EN: http://www.worldbank.org/en/country/tunisia/overview

[6] DAHMANI, Frida. Tunisie: mais qui a commandité l’assassinat de Chokri Belaid? Artículo publicado en Jeune Afrique el 15 de julio de 2013. EN : http://www.jeuneafrique.com/Article/JA2739p042.xml0/

[7] BANCO MUNDIAL. Tunisia Overview. Artículo del portal web del Banco Mundial actualizado a mayo de 2013. EN: http://www.worldbank.org/en/country/tunisia/overview.

[8] BBC News Africa. Frustration grows in Tunisian Revolution birthplace. Artículo publicado el 3 de agosto de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23563203

[9] BBC News Africa. Tunisia head-to-head: What next? Artículo publicado el 27 de agosto de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23790897

[10] Infobae. Renunció el gobierno islamista de Túnez y organizan la transición. Artículo publicado el 28 de septiembre de 2013. EN: http://www.infobae.com/2013/09/28/1512245-renuncio-el-gobierno-islamista-tunez-y-organizan-la-transicion

[11] AlJazeera. Tunisia prime minister names new cabinet. Artículo publicado el 26 de enero 2014 en el portal web de Al Jazeera in English. EN: http://www.aljazeera.com/news/africa/2014/01/tunisia-prime-minister-names-new-cabinet-2014126212718475965.html

[12] Amara, Tarek. Tunisia elections probably to be held in November: election chief. Artículo publicado el 3 de mayo de 2014 por Reuters. EN: http://www.reuters.com/article/2014/05/03/us-tunisia-election-idUSBREA4205N20140503

[13] BBC News Africa. Tunisia assembly passes new constitution. Artículo publicado el 27 de enero de 2014 en el portal web de BBC News. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-25908340

[14] United Nations News Centre. UN Chief commends Tunisia’s adoption of new constitution. Artículo publicado el 26 de enero de 2014 en el portal web de UN News Centre. EN: http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=47009#.U3j1pfmSxqU

[15] The New York Times. Tunisian Constitution, Praised for Balance, Nears Passage. Artículo publicado el 14 de enero de 2014 en el portal web del diario New York Times. EN: http://www.nytimes.com/2014/01/15/world/africa/tunisian-constitution-praised-for-balance-nears-passage.html?_r=0

[16] KERROU, Mohamed. Túnez: revolución y transición política o el conflicto de las tres legitimidades. Quaderns de la Mediterrània 16. Túnez, 2011. EN: http://www.iemed.org/observatori/arees-danalisi/arxius-adjunts/qm-16-es/kerrou_tunez%20revolucion%20transicion%20tres%20legitimidades_qm16.pdf

[17] LUTTERBECK, Derek. Tunisia after Ben Ali: retooling the tools of oppression? Norwegian Peacebuilding Resource Centre – NOREF. Oslo, 2013. EN: http://www.peacebuilding.no/Regions/Middle-East-and-North-Africa/Publications/Tunisia-after-Ben-Ali-retooling-the-tools-of-oppression 

[18] Ibíd. Pág. 8.

[19] Shaeffer, Ute. Tunisia, three years after the revolution. Artículo publicado el 13 de enero de 2014. EN: http://www.dw.de/tunisia-three-years-after-the-revolution/a-17359203

[20] KERROU. Pág. 5

[21] Legitimidad histórica es aquella que se deriva de la fundación del Estado-nacional y los lineamientos que tomaron los gobiernos autoritarios para justificar sus actuaciones. La legitimidad que inicialmente logró Bourguiba para gobernar Túnez, se degeneró en una auténtica personalización del poder con características represivas.

[22] BBC News Africa. Frustration grows in Tunisian Revolution birthplace. Artículo publicado el 3 de agosto de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23563203


 

BIBLIOGRAFÍA:

AHELBARRA, Hashem. Tunisia: the end of an era. Artículo publicado el 14 de enero de 2011 en Al Jazeera. EN: http://blogs.aljazeera.com/blog/africa/tunisia-end-era

AHRAM. Doubts plague Tunisia two years after Ben Ali. Artículo publicado el 12 de enero de 2013 en el portal web del diario egipcio Ahram. EN: http://english.ahram.org.eg/NewsContent/2/8/62273/World/Region/Doubts-plague-Tunisia-two-years-after-Ben-Ali-.aspx

AMARA, Tarek. Tunisians take to streets two years after Ben Ali’s fall. Artículo publicado el 14 de enero de 2013 en Reuters U.S. EN: http://www.reuters.com/article/2013/01/14/us-tunisia-protests-idUSBRE90D0JY20130114

BANCO MUNDIAL. Tunisia Overview. Artículo del portal web del Banco Mundial actualizado a mayo de 2013. EN: http://www.worldbank.org/en/country/tunisia/overview.

BBC News Africa. France’s Hollande praises Tunisia as ‘model’ for region. Artículo publicado el 5 de julio de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23204230

BBC News Africa. Frustration grows in Tunisian Revolution birthplace. Artículo publicado el 3 de agosto de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23563203

BBC News Africa. Tunisia head-to-head: What next? Artículo publicado el 27 de agosto de 2013 en el portal web de BBC Reino Unido. EN: http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-23790897

DAHMANI, Frida. Tunisie: mais qui a commandité l’assassinat de Chokri Belaid? Artículo publicado en Jeune Afrique el 15 de julio de 2013. EN : http://www.jeuneafrique.com/Article/JA2739p042.xml0/

FREEDOM HOUSE. Tunisia: Status change explanation. Reporte de libertad de prensa de 2012 en Túnez de Freedom House. EN: http://www.freedomhouse.org/report/freedom-press/2012/tunisia

KERROU, Mohamed. Túnez: revolución y transición política o el conflicto de las tres legitimidades. Quaderns de la Mediterrània 16. Túnez, 2011. EN: http://www.iemed.org/observatori/arees-danalisi/arxius-adjunts/qm-16-es/kerrou_tunez%20revolucion%20transicion%20tres%20legitimidades_qm16.pdf

Infobae. Renunció el gobierno islamista de Túnez y organizan la transición. Artículo publicado el 28 de septiembre de 2013. EN: http://www.infobae.com/2013/09/28/1512245-renuncio-el-gobierno-islamista-tunez-y-organizan-la-transicion

LUTTERBECK, Derek. Tunisia after Ben Ali: retooling the tools of oppression? Norwegian Peacebuilding Resource Centre – NOREF. Oslo, 2013. EN: http://www.peacebuilding.no/Regions/Middle-East-and-North-Africa/Publications/Tunisia-after-Ben-Ali-retooling-the-tools-of-oppression

Spanish People. Túnez nombrará Nuevo Primer Ministro esta semana. Artículo publicado el 25 de noviembre en el portal web de Spanish People China. EN: http://spanish.people.com.cn/31618/8466585.html

SULEIMAN, Nura. The Assassination of Chokri Belaid is a Turning Point for Tunisia. Artículo publicado en Policy Mic el 15 de febrero de 2013. EN: http://www.policymic.com/mobile/articles/25216/chokri-belaid-assassination-tunisia-s-turning -point

THE ECONOMIST. Tunisia’s Economy: Still Struggling. Artículo publicado el 19 de marzo de 2013. EN: http://www.economist.com/blogs/pomegranate/2013/03/tunisias-economy

Anuncios
Posted in: Túnez