La Primavera Árabe en la Región del Sahel: Los casos de Chad y Burkina Faso

Posted on julio 9, 2014

0



Por: Juan Pablo Vélez Peña
Asistente de Investigación – Estudios Africanos
Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales – CIPE
Universidad Externado de Colombia
Bogotá, Colombia
 

 

Chad

La Primavera Árabe, nombre atribuido al conjunto de revueltas y manifestaciones que se desarrollaron entre 2010 y 2012 en contra de regímenes autoritarios en Túnez, Egipto, Libia, Yemen y otros países, era concebida como una oportunidad para la expansión de la democracia en el mundo árabe. Sin embargo, esta serie de hechos que se expandió en el norte de África y parte del Medio Oriente ha traído consigo una profunda incertidumbre e inestabilidad no sólo en los países que lograron derrocar a sus respectivos gobernantes, sino también en gran parte de la región del Sahel y del África subsahariana.

Acheikh Ibn-Oumar, ex ministro de Relaciones Exteriores de la República de Chad, en un artículo escrito para Al Jazeera, aseguró que una vez fue asesinado el líder libio Muammar Gaddafi, en algunos gobiernos africanos hubo un sentimiento real de angustia e incluso de temor:

“En Eritrea y otros países, el cubrimiento periodístico de las protestas populares fue oficialmente prohibido. En Zimbabwe, muchos activistas fueron arrestados por circular videos de manifestaciones en países árabes. En Chad, miembros del Parlamento, algunos que de hecho eran parte del partido del gobierno, fueron arrestados por incitar a un ‘Verano Africano’ (African Summer) inspirado por la Primavera Árabe”[1].

Chad, país limítrofe con Libia y ubicado en la región del Sahel, es uno de los Estados más afectados por la Primavera Árabe, específicamente por la caída del régimen de Gaddafi en octubre de 2011. Las razones son múltiples y giran en torno a las relaciones de amistad que por más de 20 años mantuvieron el líder libio e Idriss Déby, el Presidente chadiano. Desde que llegó Déby al poder en 1990 se convirtió en una ficha clave para la expansión de la zona de influencia de Gaddafi en el continente africano, a cambio de un enorme apoyo político, militar y económico para Chad.

Por ejemplo, desde que llegó Déby al poder, hasta que fue asesinado Gaddafi en 2011, Libia le proporcionó a Chad más del 40% de su equipamiento militar, aumentándolo incluso en 2008 cuando rebeldes intentaron derrocar al presidente chadiano[2]. Igualmente, Libia invertía fuertemente en los sectores petrolero e inmobiliario de Chad mediante la Compañía Árabe Libia de Inversiones en África (LAAICO – Libyan Arab African Investment Company) y la Compañía Libia de Inversión Extranjera (LAFICO – Libyan Foreign Investment Company). Ambas organizaciones gubernamentales fueron creadas por Gaddafi con el objetivo de promover el desarrollo en África, y específicamente en la región del Sahel[3].

En vista de lo anterior, Déby veía a Gaddafi como un líder esencial para su propia política regional y fue, de hecho, reacio a aceptar la posibilidad de la caída de su régimen en el momento en que las protestas comenzaron. Cuando la crisis alcanzó un punto de no retroceso, el Presidente chadiano intentó defender a su homólogo libio acusando a los rebeldes de apoyar a extremistas islámicos. Incluso, de acuerdo con el periódico francés Le Figaro, Déby envió un número desconocido de soldados del ejército de Chad para proteger a Gaddafi de todo tipo de agresión externa que pudiera propiciarle la OTAN, cuando ésta intervino[4]. El número exacto de efectivos enviados a luchar en Libia es incierto, pero Le Figaro aseguró en su momento que Chad había enviado a la guardia presidencial a defender a Gaddafi[5].

De acuerdo con el International Crisis Group, la sombra de los 42 años del régimen de Gaddafi se mantiene presente no sólo en el panorama libio, sino también en gran parte del Sahel, iniciando por Chad. Como en el resto de países del Sahel, los efectos de la caída de Gaddafi tienen una perspectiva tridimensional en este país africano: una dimensión humanitaria que afecta la situación de miles de migrantes chadianos que llevaban décadas viviendo en Libia; una dimensión económica caracterizada por el fin de la ayuda económica libia; y una dimensión de seguridad que ha resaltado la gran fractura social que divide a Chad.

Primero, con respecto a la dimensión humanitaria, la situación deteriorada de Libia ha generado que miles de trabajadores chadianos que vivieron por décadas en el vecino país se vean forzados a regresar a Chad por presión del gobierno provisional libio. De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta marzo de 2013 más de 150 mil chadianos habían sido obligados a regresar a su país de origen, y otros 100 mil escaparon a otros países cercanos, principalmente a Níger[6].

Lo anterior ha causado una grave crisis humanitaria en los territorios de tránsito entre Libia y Chad que ha exigido la actuación de diferentes organismos internacionales como la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés) y la misma Organización Internacional para las Migraciones (OIM)[7].

Un ejemplo de este fenómeno migratorio es Daoud Mohammed, un hombre nacido en N’Djaména pero que llevaba más de 10 años viviendo y trabajando en Libia. Mohammed, ante acusaciones de colaborar con el régimen de Gaddafi y después de haber pasado varios meses en una prisión en Trípoli, fue deportado junto a otras 300 personas. Hoy en día, está desempleado y vive en Chad con las manos vacías, lo que lo expone a unas condiciones de vida deplorables[8].

Segundo, con respecto a la dimensión económica, desde 1990 Libia destinaba una importante proporción del capital generado por sus ganancias derivadas del petróleo a la inversión en países del Sahel como Burkina Faso, Mali, Níger y Chad. Sin embargo, este apoyo económico se suspendió después de que explotara la crisis en Libia y fuera asesinado Gaddafi. Chad, desde la fecha, ha buscado diferentes formas de suplir este vacío, pero los esfuerzos han sido insuficientes y el país ha experimentado una grave crisis fiscal que lo ha llevado a hacer grandes recortes de su presupuesto nacional. La situación de pobreza se ha acrecentado y los altos niveles de corrupción que sitúan a Chad entre uno de los países más corruptos del planeta en el ranking de Transparencia Internacional no le permiten a este país superar la sombra del difunto líder libio.

Tercero, y quizás el elemento más determinante con respecto a las repercusiones de la Primavera Árabe en Chad y otros países del Sahel, es la dimensión de la seguridad. De acuerdo con Acheikh Ibn-Oumar, ex ministro chadiano, aunque es bastante improbable que la revolución que vivió Libia se reproduzca en Chad, existen dos riesgos importantes: en primer lugar, que es un riesgo generalizado en la región en cuestión, es la proliferación de armas que se han convertido en un factor desestabilizador en países como Mali, Níger y Mauritania. El segundo riesgo es el de la inestabilidad a lo largo de la sensible y estratégica frontera entre Libia y Chad.

Para Nathaniel Danjibo, miembro del Instituto de Estudios Africanos de la Universidad de Ibadan de Nigeria, es un riesgo creciente la proliferación de armas en este tipo de países con una situación étnica compleja. “El fin de regímenes en algunos países como Libia generó la liberalización del acceso a armas pequeñas, que encontraron su propio camino al Sahel y a otras partes de África. En la mayoría de los casos, estas armas terminaron en manos de rebeldes y grupos terroristas que las usan en contra de Estados frágiles”[9].

En años anteriores Chad vivió una cruenta guerra civil que, en parte, era motivada por la marginación del poder de algunos sectores poblacionales. Si bien Déby triunfó, hoy en día continúa habiendo una difícil situación social y religiosa en Chad. Esto no sólo porque en el país intentan convivir más de 200 grupos étnicos que en su mayoría son excluidos de los temas públicos, sino también por la lucha por el poder entre musulmanes y cristianos. Muchos de los conflictos, de hecho, fueron intervenidos por Gaddafi quien en distintas ocasiones medió con un claro sesgo para favorecer a Déby.

En el norte de Chad vive la tribu Tubu que se extiende hasta el sur de Libia, el noreste de Níger y el noroeste de Sudán. Esta etnia, que históricamente ha mantenido unas relaciones hostiles con la etnia a la que pertenece Idriss Déby (Zaghawa, del oriente de Chad y occidente de Sudán), es el grupo, junto a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM), que recibió la mayor cantidad de armas desde el sur de Libia después de la muerte de Gaddafi. Por tal motivo, la frontera libio-chadiana se convierte en un lugar propenso a experimentar un alto nivel de violencia, tráfico de armas y actividad armada en contra del gobierno de Déby.

Finalmente, lo anterior ha demostrado que Chad es uno de los países donde la ausencia de Gaddafi y los efectos de la Primavera Árabe son más visibles y críticos. Déby ha propendido por generar un ambiente de cooperación con el gobierno interino de Libia y el Congreso General de la Nación -cuerpo colegiado que sustituyó al Consejo Nacional de Transición libio en 2012- pero las dificultades que ha encontrado Libia para volver a la estabilidad no han resultado en una respuesta plausible. Hasta que las nuevas instituciones libias logren tomar control absoluto de su territorio, la desconfianza y el discurso hostil hacia los países vecinos, y principalmente hacia Chad, continuará.

Burkina Faso 

Burkina Faso, igual que gran parte de los países del Sahel y del África Subsahariana, experimentó un fenómeno social que se masificó en todo el país por medio de violentas protestas en contra del Presidente Blaise Compaoré, quien se acerca a los 27 años en el poder. Las razones, si bien son mayoritariamente de carácter interno, se derivan también de la expansión del éxito de la Revolución en Túnez al derrumbar el régimen de Ben Alí en enero de 2011.

Sin embargo, antes de entrar a analizar los hechos que en algún momento llevaron a Saidou Karim, miembro del Centro de Gobernanza Democrática de Ouagadougou , a asegurar que el país africano estuvo ad portas de una Primavera Burkinabé, es indispensable repasar los elementos críticos que han caracterizado a Burkina Faso bajo el régimen de Compaoré.

En 1987 Compaoré llegó al poder después del asesinato de su predecesor y colega, Thomas Sankara. Este último había sobresalido porque a pesar de estar sólo cuatro años en la Presidencia, pudo transformar la estructura del Estado saliéndose de la perspectiva neocolonialista en la que aún se mantenía inmerso el país. Su gobierno no sólo logró cambiarle el nombre al Estado (se pasó de Alto Volta a Burkina Faso), sino también logró promover una política macro de autosuficiencia económica. No obstante, cuatro años no fueron suficientes y Compaoré, apoyado por Occidente, cambió todas las políticas acogidas y le asignó a su gobierno la marca de La Rectification[10]. 

Compaoré ha privatizado y liberalizado gran parte de la economía burkinesa, y ha convertido a Burkina Faso en uno de los principales receptores de préstamos y de programas de reducción de pobreza del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, respectivamente. Sin embargo, hoy el país continúa siendo uno de los países más pobres al tener uno de los PIB per cápita más bajos del planeta: 1.399 dólares (156° en el ranking  del FMI[11]).

En 2011, la tasa de desempleo era del 77%, el índice de alfabetismo del 28%, y el Índice de Desarrollo Humano del 0.340 (ocupa la posición 183 entre 187 países)[12]. Fue así como el 22 de febrero de 2011, tras haber sido asesinado por la Policía Justin Zongo, un estudiante de la ciudad de Koudougou, iniciaron las protestas en esta ciudad y rápidamente se expandieron por todo el país. En principio las manifestaciones eran motivadas por el alto costo de vida, el desempleo rampante y los bajos salarios, no obstante, días después el objetivo cambió, y miles de personas empezaron a pedir la renuncia de Compaoré.

A estas manifestaciones protagonizadas por estudiantes, profesores y ciudadanos en general, que se extendieron hasta junio de 2011, se sumó una gran cantidad de motines dentro del Ejército burkinés que resultaron en la caída de altos mandos y en el asedio de distintos edificios gubernamentales, incluyendo la Asamblea Nacional[13]. La respuesta de Compaoré fue el aumento de los salarios, la disolución de todo el gobierno, la destitución de más de 10 gobernadores, y la creación de un comité que se encargaría de modificar parcialmente la constitución. Todo lo anterior blindando su permanencia en el poder y asegurando mayores prerrogativas constitucionales a la figura presidencial[14].

Saidou Karim, mencionado anteriormente, asegura que Burkina Faso es la historia de la Primavera de África Occidental que pudo haber sido pero que no fue. La razón, de acuerdo con Karim, es que a diferencia de Túnez, Egipto y Libia, en Burkina Faso no existe una fuerza política alternativa a Compaoré que sea convincente y lo suficientemente fuerte para ponerle fin a un régimen de más de 25 años. “El problema es que el pueblo está convencido de que los partidos opositores no lo podrían hacer mejor que el dictador”[15], manifestó Karim en junio de 2011.

Por otro lado, desde el punto de vista de este académico, el Ejército tampoco podría ofrecer una alternativa efectiva al gobierno actual. Los militares burkineses no tienen poderes exorbitantes como en otros países del norte de África, y los motines organizados hace tres años, de acuerdo con Karim, se debieron únicamente a los bajos salarios y a una dirección provocadora por parte del General Dominique Djindjere. Una vez Compaoré los modificó y removió a algunos altos mandos, el Ejército retornó a la normalidad.

En 2012 la Asamblea Nacional aprobó una ley que le otorga a Compaoré inmunidad absoluta, lo que imposibilita que se le persiga por el asesinato de su predecesor Sankara[16]y por cualquier otro crimen que pudo haber cometido en contra de su pueblo desde 1987. Hoy en día, en el recientemente creado Senado de Burkina Faso, cursa un proyecto que le permitiría al mandatario burkinés ser reelegido nuevamente[17].

Sin embargo, desde enero del presente año, han surgido poco a poco esfuerzos, muchos de ellos inútiles, para movilizar nuevamente el país en contra del Presidente, eso a propósito de las reformas constitucionales que lo dotarían de más poderes. Primero, Compaoré busca modificar el artículo constitucional que limita el período presidencial a dos mandatos de cinco años (con ello Compaoré tendría que salir del poder en 2015), e igualmente pretende transformar el Senado agregándole una cámara de parlamentarios nombrados directamente por el Presidente[18].

Finalmente, Burkina Faso no se constituyó plenamente en una historia de reproducción de la Primavera Árabe porque las alternativas de poder no son percibidas por la población, y porque es amplio el sentimiento de pesimismo hacia una posible caída del régimen de Compaoré. Luc Adolphe Tiao, elegido Primer Ministro en 2011, manifestó después de las protestas que “los burkineses han vivido en una relativa atmósfera de estabilidad por muchos años, lo cual los ha hecho olvidar bastantes cosas, entre ellas el hecho de que su país puede llegar a ser como los demás”[19].


CITAS:

[1] Ibn-Oumar, Acheikh. Africa: Learning the Hard Lessons of Arab Spring. Artículo publicado el 18 de diciembre de 2013 en Al Jazeera English. EN: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2013/12/africa-learning-hard-lessons-arab-spring-2013121771840774707.html

[2] Hansen, Ketil. Chad’s relations with Libya, Sudan, France and the U.S. Artículo publicado el 15 de abril de 2011 por el Norwegian Peacebuilding Resource Centre – NOREF. EN: http://www.peacebuilding.no/layout/set/print/Regions/Africa/Publications/Chad-s-relations-with-Libya-Sudan-France-and-the-US

[3] Ambas organizaciones invertían hasta 70 mil millones de dólares en el Sahel y en África subsahariana. EN: http://www.reuters.com/article/2011/03/08/libya-africa-investment-idAFLDE72723320110308

[4] International Crisis Group. Africa without Gaddafi: the case of Chad. Reporte sobre África, número 180. Octubre 21 de 2011. EN: http://www.crisisgroup.org/~/media/Files/africa/central-africa/chad/180%20LAfrique%20sans%20Kadhafi%20-%20le%20cas%20du%20Tchad%20ENGLISH.pdf

[5] Prier, Pierre. Du cash pour les milliers de mercenaires de Kadhafi. Artículo publicado el 4 de abril de 2011 en Le Figaro de Francia. EN: http://www.lefigaro.fr/conjoncture/2011/04/03/04016-20110403ARTFIG00247-du-cash-pour-les-milliers-de-mercenaires-de-kadhafi.php

[6] OIM. Stranded Chadian migrants deported from Libya receive emergency aid. Artículo publicado el 12 de febrero de 2013 en el portal web de la Organización Internacional para las Migraciones. EN: http://www.iom.int/cms/en/sites/iom/home/news-and-views/press-briefing-notes/pbn-2013/pbn-listing/stranded-chadian-migrants-deport.html

[7] Reuters. Libya to expel 271 illegal migrants from African countries. Artículo publicado el 22 de abril de 2014 en Reuters. EN: http://www.reuters.com/article/2014/04/22/us-libya-migration-idUSBREA3L0ZN20140422

[8] McKenzie, David. Chad’s migrant workers pay price for Libya conflict. Artículo publicado el 18 de diciembre de 2012 en CNN. EN: http://edition.cnn.com/2012/12/18/business/chad-libya-economy-oil/

[9] Danjibo, Nathaniel. The Aftermath of the Arab Spring and its implication for peace and development in the Sahel and Sub-Saharan Africa. Octubre 2013. EN: http://web.up.ac.za/sitefiles/file/46/1322/05%20Danjibo-pp16-34.pdf

[10] Stealth Conflicts. Ironing out Burkina Faso’s problems. Artículo publicado el 13 de junio de 2012. EN: http://stealthconflicts.wordpress.com/tag/arab-spring/

[11] Fondo Monetario Internacional. World Economic Outlook Database 2014. EN: http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2013/02/weodata/weorept.aspx?pr.x=33&pr.y=11&sy=2014

[12] CIA World Factbook. Burkina Faso. Datos de 2010-2013. EN: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/uv.html

[13] Ouedraogo, Mahamadi. No Arab Spring in Burkina Faso either. Artículo publicado el 12 de septiembre de 2011. EN: http://www.cafebabel.co.uk/politics/article/ouagadougou-correspondent-no-arab-spring-in-burkina-faso-either.html

[14] Stealth Conflicts. Ironing out Burkina Faso’s problems. Artículo publicado el 13 de junio de 2012. EN: http://stealthconflicts.wordpress.com/tag/arab-spring/

[15] Macdougall, Clair. Rumbles of Arab Spring rock Burkina Faso. Artículo publicado el 3 de junio de 2011. EN: http://mg.co.za/article/2011-06-03-rumbles-of-arab-spring-rock-burkino-faso

[16] Blaise Compaoré es investigado por la muerte de Thomas Sankara. Hecho que se cree fue planeado y ejecutado con la colaboración del expresidente de Liberia, Charles Taylor, el gobierno de Costa de Marfil, el servicio secreto de Francia y la CIA.

[17] Hagberg, Sten. Burkina Faso: Is President Compaoré finally on the Way out? Artículo publicado el 15 de enero de 2014 en Think Africa Press. EN: http://thinkafricapress.com/burkina-faso/enough-enough-compaore-long-rule

[18] Dorrie, Peter. Burkina Faso: How much longer can Compaoré rule last? Artículo publicado el 30 de agosto de 2012 en Think Africa Press. EN: http://thinkafricapress.com/burkina-faso/rule-another-francois-blaise-compaore-25-years

[19] Stealth Conflicts. Ironing out Burkina Faso’s problems. Artículo publicado el 13 de junio de 2012. EN: http://stealthconflicts.wordpress.com/tag/arab-spring/


 

BIBLIOGRAFÍA

CIA World Factbook. Burkina Faso. Datos de 2010-2013. EN: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/uv.html

Danjibo, Nathaniel. The Aftermath of the Arab Spring and its implication for peace and development in the Sahel and Sub-Saharan Africa. Octubre 2013. EN: http://web.up.ac.za/sitefiles/file/46/1322/05%20Danjibo-pp16-34.pdf
 
Dorrie, Peter. Burkina Faso: How much longer can Compaoré rule last? Artículo publicado el 30 de agosto de 2012 en Think Africa Press. EN: http://thinkafricapress.com/burkina-faso/rule-another-francois-blaise-compaore-25-years
 
Fondo Monetario Internacional. World Economic Outlook Database 2014. EN: http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2013/02/weodata/weorept.aspx?pr.x=33&pr.y=11&sy=2014
 
Hansen, Ketil. Chad’s relations with Libya, Sudan, France and the U.S. Artículo publicado el 15 de abril de 2011 por el Norwegian Peacebuilding Resource Centre – NOREF. EN: http://www.peacebuilding.no/layout/set/print/Regions/Africa/Publications/Chad-s-relations-with-Libya-Sudan-France-and-the-US
 
Ibn-Oumar, Acheikh. Africa: Learning the Hard Lessons of Arab Spring. Artículo publicado el 18 de diciembre de 2013 en Al Jazeera English. EN: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2013/12/africa-learning-hard-lessons-arab-spring-2013121771840774707.html
 
International Crisis Group. Africa without Gaddafi: the case of Chad. Reporte sobre África, número 180. Octubre 21 de 2011. EN: http://www.crisisgroup.org/~/media/Files/africa/central-africa/chad/180%20LAfrique%20sans%20Kadhafi%20-%20le%20cas%20du%20Tchad%20ENGLISH.pdf
 
McKenzie, David. Chad’s migrant workers pay price for Libya conflict. Artículo publicado el 18 de diciembre de 2012 en CNN. EN: http://edition.cnn.com/2012/12/18/business/chad-libya-economy-oil/
 
OIM. Stranded Chadian migrants deported from Libya receive emergency aid. Artículo publicado el 12 de febrero de 2013 en el portal web de la Organización Internacional para las Migraciones. EN: http://www.iom.int/cms/en/sites/iom/home/news-and-views/press-briefing-notes/pbn-2013/pbn-listing/stranded-chadian-migrants-deport.html
 
Ouedraogo, Mahamadi. No Arab Spring in Burkina Faso either. Artículo publicado el 12 de septiembre de 2011. EN: http://www.cafebabel.co.uk/politics/article/ouagadougou-correspondent-no-arab-spring-in-burkina-faso-either.html
 
Prier, Pierre. Du cash pour les milliers de mercenaires de Kadhafi. Artículo publicado el 4 de abril de 2011 en Le Figaro de Francia. EN: http://www.lefigaro.fr/conjoncture/2011/04/03/04016-20110403ARTFIG00247-du-cash-pour-les-milliers-de-mercenaires-de-kadhafi.php
 
Reuters. Libya to expel 271 illegal migrants from African countries. Artículo publicado el 22 de abril de 2014 en Reuters. EN: http://www.reuters.com/article/2014/04/22/us-libya-migration-idUSBREA3L0ZN20140422
 
Stealth Conflicts. Ironing out Burkina Faso’s problems. Artículo publicado el 13 de junio de 2012. EN: http://stealthconflicts.wordpress.com/tag/arab-spring/

Anuncios
Posted in: Burkina Faso, Chad