Entrevista a Mohamed Jeslem Beissat: Ministro para África de la República Árabe Saharaui Democrática

Posted on noviembre 1, 2012

0



Por: Jerónimo Delgådo Caicedo
Coordinador – Estudios Africanos
jeronimo.delgado@uexternado.edu.co

 

¿Por qué un país que es aceptado como miembro fundador de la Unión Africana continúa sin ser reconocido como Estado por muchos países?

El reconocimiento es un acto de soberanía nacional, es prerrogativa exclusiva del gobierno que representa un país. No es una obligación en la ley internacional. Tal como sucede en Naciones Unidas, hay miembros de la organización que no son reconocidos por muchos países. Entonces, el caso de la RASD no es un caso único en la comunidad internacional.

En la Unión Africana existen países que no reconocen a la RASD, ¿esto es un obstáculo para el funcionamiento de la RASD dentro del concierto africano?

En el caso de la Unión Africana y de África es diferente porque la RASD es consignatario del acto constitutivo de la Unión Africana, y consignatario de muchos otros tratados y convenciones que han sido establecidos. En ese caso, hay una condición implícita verdadera porque somos parte de la misma organización y hemos firmado estos tratados, lo que significa un reconocimiento mutuo entre todos los miembros de esa familia.

Sin embargo, dentro de la Unión Africana aún hay países que no reconocen a la RASD, ¿Cuál es su opinión al respecto?

Somos consignatarios del acto constitutivo. Somos consignatarios de varias convenciones y tratados. En la ley internacional, una vez se firma un documento con otro país, ese es un acto de reconocimiento, porque de lo contrario se debería hacer una reserva. Cuando cada país en la Unión Africana firmó el acto constitutivo, no hubo ni un solo país que pusiera esa condición. Lo que significa, una vez más, que hay un reconocimiento implícito de los Estados africanos hacia la RASD, porque la han aceptado entre iguales.

En el continente Africano, ¿cuáles son los países que son más cercanos a la RASD?

Cuando se trata de reconocimiento, uno juzga a un país con sus vecinos directos. Nuestros dos vecinos directos son Argelia y Mauritania, ellos han reconocido por completo a la RASD y han establecido relaciones diplomáticas con nosotros. En un contexto más amplio están Malí, Libia, Burkina Faso y Nigeria. Esos son nuestros vecinos inmediatos, son nuestro primer espacio de cooperación. Hay otros países que son muy cercanos a la RASD por circunstancias históricas, cuando estábamos luchando contra la colonia, y por la liberación y la libertad. Dentro de estos países están Sudáfrica, Angola, Mozambique, Namibia, Zimbabwe, Zambia, Tanzania. Pero también hay países que son cercanos por intereses estratégicos, que siempre han defendido los pilares de la organización como Sudáfrica, Nigeria, Argelia y Etiopía.

¿Cómo es la relación entre Marruecos y el resto del continente africano frente al tema del Sahara Occidental?

Marruecos tiene la misma estrategia en África, en Latinoamérica, o en Centro América o Sur América, o en los países del Caribe, o en los países del Pacifico o del Atlántico.  Es una política cuyo objetivo es muy reducido, ellos vienen y firman un macro plan o un macro acuerdo de cooperación. Es un acuerdo general falso y comiquísimo. Marruecos afirma ser un experto, una democracia sobresaliente, un experto en agricultura, en turismo, incluso en crear lluvia artificial. Dice muchas mentiras. Muchos países han creído esto, descubriendo al final del día que todo eran falsas promesas y verdades a medias.

Digamos que el primer país que fue persuadido por tales afirmaciones fue Burkina Faso. También puedo nombrar a Burundi, Malawi, Sao Tome y Príncipe, Guinea Bissau. Marruecos se muestra como un gran poder, como la gran casa de prosperidad y sabiduría, pero cuando la gente descubre y se relaciona con esas realidades, siempre han probado que nada es cierto. Ha pasado lo mismo con países de Centroamérica y el Caribe. La gente piensa: “ok, intentémoslo”,  pero al final descubren que Marruecos pertenece al puesto 127 en la escala de desarrollo económico de las Naciones Unidas, que está en el puesto 150 de analfabetismo, que solo el 25% del territorio del país está electrificado y que es un país que vive gracias a ayudas de la Unión Europea y de otros países.

¿Cuál ha sido la participación de los países africanos como miembros no permanentes dentro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con respecto a la RASD?

Primero déjeme decir que África está sufriendo gran injusticia cuando se trata del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Es el único continente que no es representado en comparación con América, Asia y Europa. No contamos con un representante permanente. Cuando se trata de los miembros no permanentes, estos dos años fueron especiales porque Nigeria y Sudáfrica fueron miembros del Consejo de Seguridad en el mismo período. Ellos han jugaron un papel importante defendiendo la justicia y la legalidad internacional con respecto al Sahara Occidental.

Gabón fue un miembro. Gabón es un dilema porque por un lado es uno de los arquitectos del famoso plan “AU-UN” para el Sahara Occidental. Fue Gabón, y fue Omar Bongo, padre de Ali Bongo, quien trajo el famoso compromiso entre Francia y el Sahara Occidental y Francia y Marruecos en la UA de ese tiempo. Éste fue la base de una importante resolución adoptada por la Asamblea General como la resolución 5040. Gabón, como constituyente de ese compromiso, estaba en un dilema ya que debía mantener la posición africana  y, al mismo tiempo, tener en cuenta su sensibilidad como colonia francesa respecto a la posición de Francia. Entonces, ha luchado para encontrar un punto en común entre estas dos posiciones contrarias.

¿Cuál es su opinión sobre la MINURSO?

La MINURSO fue creada bajo la resolución 658 y la 690 del Consejo de Seguridad en 1990. El acto base de MINURSO es el referéndum que debía ser organizado para la implementación de la autodeterminación del pueblo saharaui. Como no ha sido organizado, el mandato original de esta misión no ha sido logrado. Tal vez va a quedar en la historia como la misión más lenta hecha por la ONU, por tomarse 20 años para organizar un simple referéndum para menos de 100mil personas.

¿Usted cree que el referéndum es la opción?

El referéndum es la única opción porque ésta es una situación de descolonización; es un problema de soberanía. Los únicos dueños del Sahara Occidental son los habitantes de ese territorio. Por lo tanto, sólo ellos, por medio del  voto democrático, pueden decidir el destino de ese territorio.

¿El censo para el referendo no ha sufrido alteraciones por las diferentes migraciones desde y hacia el Sahara Occidental?

No, esos argumentos están detrás de nosotros. Esos argumentos eran útiles cuando no existían censos elaborados por las Naciones Unidas. Esos argumentos eran útiles antes de 1999, cuando había censores españoles, censores saharauis y censores marroquíes. Hoy en día es otro caso, porque hay un censor de Naciones unidas elaborado en completa cooperación.

En África se han respetado históricamente las fronteras heredadas de la Conferencia de Berlín. ¿Por qué no se ha utilizado este argumento para el reconocimiento del Sahara Occidental como Estado?

Hay un principio sacramental en cuanto al respeto de las fronteras heredadas de la colonia en la independencia. En toda la historia del continente, solo han existido 3 cambios en esas fronteras, y siempre con un referéndum popular.

¿Cuáles son los 3 casos?

Está el caso de Tanzania, cuando Tanganica quiso unirse a la República Unida de Tanzania. El segundo caso fue Eritrea, cuando obtuvo su independencia de Etiopia, lo cual también ocurrió por medio de un referéndum. Y el tercer caso lo hemos visto recientemente, que es Sudán del Sur. No han existido otros cambios porque los cambios a la fuerza son prohibidos por la Unión Africana. Esto se ha convertido en un mantra en la legalidad internacional, un ejemplo que otros continentes han abortado porque África para proteger su estabilidad y su paz ha establecido que no se pueden hacer cambios en las fronteras heredadas de la colonia sin una consulta popular.

Si el referéndum ha probado ser exitoso en otros lugares, usted mencionó Sudán del Sur, ¿por qué en el Sahara Occidental no se ha realizado?

En el caso de la RASD está la complicidad de algunos miembros permanentes del Consejo de Seguridad que han prevenido la organización del referéndum. Con la guía de algunos súper poderes, especialmente Francia, son responsables del retraso en la organización del referéndum. Hay falta de voluntad política en Marruecos y las potencias aliadas.

¿Y por qué hay tanto interés de Francia en mantener el status quo?

En Francia hay un dogma, hay un elemento sagrado en los cálculos coloniales y la época colonial. Ellos querían que todo el Magreb fuera una colonia francesa. El sur de Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, y Mali hacían parte de una región francófona, excepto el Sahara Occidental que es una nación de habla española.  A Francia nunca le gustó ese punto de cultura española en su atmosfera francófona. Francia en la época del colonialismo desplegaba mini esfuerzos para colonizar el Sahara Occidental pero la fuerte resistencia del pueblo previno que Francia generara una hegemonía en el noroccidente de África. Hubo guerra por casi 50 años, que terminó en 1954. Se dice que la historia es el pasado para todo el mundo, pero es el presente para la gente francesa. Entonces, Francia nunca ha perdonado a los Saharauis por su resistencia, y nunca ha olvidado su plan de tener todo el noroccidente de África como una región francófona.

¿Qué puede hacer África en conjunto para lograr el reconocimiento internacional de la República Árabe Saharaui Democrática?

Yo creo que existen dos tipos de reconocimiento. Están el reconocimiento factual y el formal. Este último es cuestión de la soberanía de cada país para ejercerlo. Pero cuando se trata del primero, la realidad saharaui está establecida mundialmente debido al reconocimiento que se le da en la política internacional. Fuimos implícitamente reconocidos por Marruecos cuando aceptaron entrar en una negociación formal con nosotros en el marco de la ONU. Cuando Marruecos dio ese primer paso para reconocernos como una realidad, no quería que fuera una realidad soberana sino una autónoma. Así, una vez Marruecos nos reconoció como una entidad, como una realidad, fue un gran paso para mejorar nuestro reconocimiento por parte de todos.

Entonces creemos que las perspectivas son muy prometedoras para lograr el reconocimiento de todos, incluyendo el de su hermoso país. Colombia ha generado varios avances en cuanto al reconocimiento de otros países y Estados, por eso, esperamos que sea coherente con sus posiciones en cuanto al reconocimiento y el derecho de las personas a la autodeterminación.

Creo que hasta ahora 84 países han generado este paso formal de reconocimiento. Por el contrario, no hay un solo país en el mundo que reconozca el Sahara Occidental como parte de Marruecos. Ni siquiera Francia, que es el aliado más fuerte de Marruecos, ésta sólo insiste en que el Sahara Occidental no es más que un territorio no descolonizado que no puede ser comprometido.

Anuncios